miércoles, noviembre 12, 2008

17 años



Recrean portada del Nevermind de Nirvana tras 17 años


Posa Spencer Elden en la piscina del centro acuático Rose Bowl, de la misma forma en la que aparece en la portada del emblemático disco de la banda de grunge


El Universal

Ciudad de México


A 17 años de aparecer en la portada de uno de los discos más populares de Nirvana, Spencer Elden, el bebé que flotaba en una piscina mientras se estiraba para alcanzar un dólar, volvió a posar de la misma forma.
Sin saberlo el joven que ahora va al instituto se convirtió en la estrella de uno de los discos más emblemáticos de la historia de la música y una de las mejores portadas de todos los tiempos.
De acuerdo con El Mundo, Nevermind vendió 10 millones de discos y era el segundo material de la banda, el cual pasó a formar parte de la imaginería grunge sobre la figura de Kurt Cobain.
Ahora al darse cuenta de la imagen que ayudó a crear Spencer Elden recreó la imagen que aparece en la portada del disco y posó de la misma forma en el centro acuático Rose Bowl.
Sin embargo, esta no es la primera ocasión en la que la fotografía es recreada años posteriores, ya que para el aniversario número 10 la revista Rolling Stone le pidió que posara de la misma forma.
En aquella ocasión volvió a aparecer desnudo, no así en la última recreación del Nevermind, ya que decidió seguir usando "mis fraseas estúpidas para ligar, les digo a las chicas ‘¿quieres ver mi pene... otra vez?'", comentó el joven.

2 comentarios:

czubiam dijo...

todo un clásico....

DUNCAN dijo...

KURT COBAIN. IN MEMORIAN


JORGE ANTONIO DÍAZ MIRANDA
(MÉXICO/2008)




Yace en las aguas profundas de un mar de furía. Su cuerpo torturado sobre un lecho de cenizas ardientes...con sus pobres alas ensangrentadas. Ahí, en la más profunda oscuridad se debate desesperado el joven furioso, el ángel rubio, el muchacho de la distorsión eléctrica, el heroinómano atado a gélidas tinieblas, devorado al fin por su extravío funesto. Ya no volverá jamás a la luz de la tierra. Flores negras alrededor de su fastuosa tumba. Una mansión extraña para un extraño en la tierra. Sin la esperanza de que un mesías lo salve del infierno. Desde lejos viene el suplicio de una heredad culposa, de la soledad, del vacío...y la bala imparable que nos destroza la cabeza con la complicidad de la siniestra oscuridad que siempre acecha. Caminamos en el valle de la muerte con un profundo dolor y una larga pena, entre las sombras.
Enséñanos (1) a sentir y a no sentir el caos, enséñanos a mirar y no caer, enséñanos a elevarnos sobre el infortunio para no quedar atrapados en la melncolía...enséñanos a combatir a las alas tenebrosas que llenan de terror nuestros sueños. Si la muerte es el final de todas las cosas concédenos al menos el deseo de vivir aunque nuestra estancia en la vida sea breve o muy longeva.

SALUDOS.
FELICIDADES POR TU BLOG
Y ESPERO QUE ME VISITES EN
http://duncan-bestiariolugburz.blogspot.com/search?q=